Sérum, imprescindible en nuestro neceser

Es, según las editoras y las propias marcas de belleza, el cosmético de moda del momento. Imprescindible ya en la rutina beauty de cualquier tipo de piel, en algunos casos puede ser hasta más útil que una crema. Hoy nos referimos en profundidad al SÉRUM, el Rey Midas de la belleza. Enseguida van a entender el porqué. Estas son las preguntas y dudas más frecuentes en torno a los sérums.

-¿Qué es un sérum y para qué sirve? Es una formulación cosmética con una alta concentración de principios activos, con una textura fluida para mejorar su absorción y concebida para que apliquemos otros productos a continuación. Desde hace años es uno de los pasos de la rutina cosmética diaria para el cuidado de la piel, pero cada vez ha ido adquiriendo un mayor protagonismo ya que refuerza la eficacia de las cremas para un tratamiento más intensivo.

-¿Cómo han evolucionado las fórmulas? Tradicionalmente han sido fórmulas tipo geles o cremigeles (geles en crema), aunque en la actualidad están de moda los sérums en aceite. A la velocidad que evoluciona la cosmética, con nuevas patentes casi a diario, se van depurando los resultados. Lo más novedoso en este campo que hemos conocido son los drones cosméticos, que permiten redirigir principios activos hacia células diana específicas. Este sistema tiene una serie de receptores afines a los fibroblastos, para poder depositar el activo y que este sea metabolizado de forma natural, actuando de forma rápida y siendo más efectivo que cualquier otro sistema.

-¿Cómo se utiliza y en qué cantidad? Normalmente cada fabricante incluye sus propias instrucciones de uso y de dosis en el envase (con 3 -4 drops suele ser suficiente). En lo que sí que suelen coincidir es en el orden de aplicación, siempre después de la limpieza y antes que la crema.

-¿En qué orden se aplica y por qué? Es importante incidir en este punto. El sérum siempre se aplica después de la limpieza (ahora que tenemos más tiempo, puedes incluso probar con una doble limpieza y un tónico, y así dejar la piel mucho más preparada para la acción del sérum) y antes de la hidratación. En casos de pieles muy grasas o muy jóvenes puede incluso sustituir a la crema. Las pieles grasas van a absorber mucho mejor el sérum que la mayoría de cremas hidratantes, salvo si éstas son en textura gel o muy ligeras. Sobre todo si vivimos en climas húmedos y calurosos, las pieles grasas probablemente toleren mejor un sérum que una crema.

Se aplica con un breve masaje con pases alisantes, porque se absorbe muy rápido. Siempre desde el centro del rostro hacia los laterales, comenzando por la frente y terminando en el mentón, y posteriormente cuello y escote.

Por último dejamos un consejo, que ya lo habrán escuchado o leído alguna vez, y que tiene que ver con respetar la cadena de eficacia establecida por las diferentes gamas cosméticas. Si el serum se aplica junto a un limpiador y una crema, intenten que sean de la misma marca cosmética. Actualmente solemos mezclar demasiadas marcas en nuestra rutina diaria, sin pensar en que cuando los laboratorios elaboran una gama de varios productos, lo hacen con fórmulas que nos garantizan una eficacia determinada de forma conjunta sin incompatibilidades entre principios activos y excipientes.

Estos días de Cuarentena no duden en consultarnos cualquier duda que puedan tener sobre éste u otros temas a través de las redes sociales, estamos conectadas para atenderlas.

Sérum, imprescindible en nuestro neceser

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba