Una buena limpieza diaria del rostro es imprescindible.

En cuestiones de belleza la constancia es la clave. Cuidá tu piel limpiándola 2 veces al día y aplicando los tratamientos adecuados a tu edad y tu tipo de cutis para mantener un rostro joven y sano por más tiempo.

La limpieza de la piel de la cara es un hábito primordial. La polución, el tabaco, el exceso de sebo o el maquillaje ensucian la cara, taponan los poros y le dan un aspecto apagado. Si, además, le añadimos los efectos del cansancio y el estrés, el resultado de nuestro aspecto no refleja la belleza real que esconde nuestra piel.

Por la noche mientras dormimos, las células reciben una mayor cantidad de oxígeno y los tejidos de la piel se regeneran mucho más rápido haciendo frente a las agresiones que ha sufrido durante el día. Es por esto que la falta de  sueño se ve reflejada con los años en arrugas más marcadas.

Por estas razones es importante preparar la piel cada noche, para que el ciclo de regeneración se cumpla adecuadamente, evitando el envejecimiento prematuro de la piel del rostro.

Por la mañana también es recomendable realizar una limpieza para eliminar el exceso de grasa producida durante la noche y así brindarle a nuestra piel la permeabilidad necesaria  para cualquier tratamiento posterior.
Acordate, una rutina de limpieza y cuidado, le devolverá a tu cutis su luminosidad, y sobre todo su juventud, ya que no es una cuestión de edad sino de calidad de la piel.

Contacte con nosotras y recibí el asesoramiento necesario para conocer todo sobre el cuidado de tu piel. 

Una buena limpieza diaria del rostro es imprescindible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba