EXFOLIACIÓN

Aconsejamos acompañar la limpieza, hidratación y protección del rostro con una exfoliación semanal. Es decir, ayudar al proceso natural de renovación de la piel con algún producto que remueva las células muertas. De esta manera permitimos que nuestra piel se regenere y se oxígene correctamente, evitamos que sé engrose y le brindamos la permeabilidad necesaria para que penetren mejor los activos de los productos de nuestra rutina. También activamos la circulación y le devolvemos vitalidad!

¿Cómo usarlo?
Después de la higiene, con la piel húmeda aplicá el exfoliante con suaves masajes circulares ascendentes. Retirá con abundante agua. Al terminar, aplicá tu tratamiento habitual. Fundamental hidratar bien la piel después de exfoliar!

Si querés podés ponerte una ampolla y/o mascara para tener una sesión de spa en tu casa y darle un shock revitalizante a tu piel.
Aconsejamos hacerlo por la noche, así permitimos que la piel se regenere durante las horas de descanso y evitamos exponer la piel nueva al sol. Al otro día realizamos nuestra rutina habitual, SIN OLVIDAR PROTECTOR SOLAR.

Podés hacerlo 1 vez por semana. Si tenés piel sensible, vas a hacerlo cada 15 días.

EXFOLIACIÓN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba